Encuéntranos en Google+.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Desafío de los 30 días - El PNJ más memorable que has encontrado

A lo largo de los años me he encontrado con muchos PNJ's memorables, algunos de ellos aliados, otros adversarios... pero hoy voy a hacer un poco de trampa y voy a hablar de un PNJ de una de las partidas que he dirigido y que se ha ganado "el cariño y el amor" de mis jugadores.

Se trata de Viktor Saint-Demain, el mejor investigador de Sharn (por mucho que a alguno de mis jugadores opine que no se merece ese título. Viktor aparece en una pequeña campaña compuesta por Chimes at Midnight, Quoth the Raven, y Hell's Heart de Nicolas Logue que, personalmente son tres de las mejores aventuras que he encontrado jamás, no solo para Eberron o D&D, sino en general (y de las cuales hace mucho tiempo que tengo ganas de hacer una reseña).

Es difícil hablar de Viktor sin spoilear los módulos así que si queréis jugarlos os aconsejo encarecidamente que dejéis de leer (el que avisa, no es traidor).

Viktor aparece en Chimes at Midnight sin que, al principio, quede muy claro si se trata de un posible aliado, de una víctima o de un adversario; pero a partir de la mitad de la aventura (más o menos) queda claro que él es el verdadero culpable tras la liberación de los prisioneros y el secuestro de la hija del barón Medani, pero lo que no queda tan claro es porqué el mejor investigador de Sharn se ha convertido en un criminal.

Y aquí es donde mis jugadores dieron rienda suelta a su imaginación y desvariaron infinitamente intentando deducir los planes de Saint-Demain y sus motivaciones y donde Saint-Demain se convirtió en uno de los villanos más recordados por mis jugadores.

Cuando empezamos el segundo módulo (Quoth the Raven) fue fantástico ver las caras de mis jugadores cuando empezaron a sospechar que tras los misteriosos y sangrientos asesinatos que se habían producido en la ciudad podía encontrarse su viejo "enemigo" que seguía puteándoles desde el asilo psiquiátrico donde estaba encerrado (Hell's Heart, el Arkham Asylum particular de Sharn). Pero claro, como Saint-Demain estaba encerrado en el asilo eran conscientes de que no podía ser directamente Quoth, el asesino-poeta, así que fueron a interrogarlo al psiquiátrico. Me gustó mucho esa escena al más puro estilo El silencio de los corderos, con los personajes interrogando a Saint-Demain y siendo conscientes de que él sabía exactamente qué estaba sucediendo y quién era el culpable, y Viktor haciéndose el inocente mientras les contestaba con desprecios y arrogancia.

Por el momento aún no hemos jugado la tercera parte de la trilogía (Hell's Heart) pero los jugadores ya lo han pedido en alguna que otra ocasión y supongo que antes del final de la campaña lograré colarla para que puedan conocer el final de la historia de Saint-Demain.
Publicar un comentario