Encuéntranos en Google+.

lunes, 11 de junio de 2012

Historia de Eberron: La era de los monstruos (XI parte)- El nacimiento de las sectas druídicas

La traición de Vvaraak

Durante mucho tiempo, los dragones independientes han perseguido sus propias agendas y sueñas. Sin embargo, tras la Locura de Aureon y la destrucción de Xen’drik, pocos se satrevieron a compartir los secretos de Argonnessen con criaturas inferiores. Uno de esos rebeldes fue la Garra Esmeralda, el padre de Erandis d’Vol, que fue destruido por ello. Un rebelde mejor considerado fue Vvaraak, el dragón negro que entrenó a los primeros Cancerberos, y llevó los secretos de la magia druídica a Khorvaire.

Vvaraak, un auténtico Hijo de Eberron, predijo un desastre que destrozaría el mundo. El Cónclave de Argonessen no tenía interés en ese conflicto, tal y como sucedió cuando los gigantes de Xen’drik combatieron a los nativos de Dal Quor, y los antiguos del Cónclave dijeron a Vvaraak que únicamente actuarían cuando Argonnessen estuviera amenazado, no antes.

Frustrado, abandonó a sus antiguos y su manada y viajó por todo el mundo entrenando a humanoides y otras criaturas en el uso de la magia druídica. Vvaraak enseñó a los orcos las bases de la magia druídica y como canalizar los poderes primarios de Eberron por si mismos. Se convirtió en el fundador de las primeras sectas druídicas del mundo.

Con el tiempo, los druidas se convirtieron en el corazón espiritual de la cultura orca. Los druidas orcos que formaban los Cancerberos compartieron sus conocimientos (milenios después) con otras gente como los cambiantes y los humanos que consideraban los Confines de Elden su hogar. Esta expansión de las enseñanzas de Vvaraak llevó al desarrollo gradual de las tradiciones druídicas de los Confines como son los Guardianes, los Cenicientos, los Cantantes verdes y los Hijos del Invierno. Pero Vvaraak avisó a los Cancerberos que los conocimientos que les enseñaba tenían un propósito específico: un día, decía la profecía, los Cancerberos salvarían el mundo.

Aunque es conocido por enseñar a los orcos de las costas oestes de Khorvaire, Vvaraak tuvo otros estudiantes. Algunos druidasSeres (los líderes espirituales de los bárbaros humanos de las Islas Seren, el archipiélago de la costa norte de Argonnessen que actúan como escudo protector frente a quienes intentan llegar a las tierras natales de los dragones) atribuyen su magia a las enseñanzas de la Madre de Ébano y los hombres lagarto de Q’barra y de Xen’drik afirman pertenecer a una secta druídica de los Cancerberos.

Vvaraak estuvo en la Marca Sombría de Khorvaire durante menos de un siglo y su destino final es desconocido. Tal vez vivió hasta su final en forma humanoide, moviéndose entre sus estudiantes mientras se escondía de los Ojos de Chronepsis. Tal vez descendió a Khyber para enseñar a los habitantes de las profundidades. Algunos dicen que regresó a Argonnessen y que su acto de rebelión había sido sutilmente calculado por el Cónclave dracónico. Si esta última opción es cierta, implicaría que los dragones habían planeado tanto la destrucción del Imperio Dhakaani como la derrota de los daelkyr. Por supuesto, también es posible que la invasión de los daelkyr desde Xoriat no fuera la gran amenaza al orden natural que Vvaraak predijo. Si eso es así ¿qué terrible peligro le espera al mundo?

-----------------



Más artículos sobre Eberron

Publicar un comentario en la entrada