Encuéntranos en Google+.

lunes, 24 de octubre de 2011

Religiones de Eberon: La Sangre de Vol (I parte)

Pocas religiones de Eberron han sido tan malinterpretadas como el camino espiritual conocido como la Sangre de Vol. Los Buscadores, como los fieles de la fe se llaman a si mismos, no reverencían a una entidad divina ni a sus ancestros, tal y como hacen los elfos de Aerenal. Resultaría difícil clasificar a la Sangre de Vol como una religión si no fuera porque sus seguidores creen en una divinidad; aunque no precisamente una de un tipo muy habitual.

Si una doctrina define a la Sangre de Vol, es el concepto de la Divinidad Interior. Este concepto se incluye en uno de los axiomas más importantes para los Buscadores, que se repite al inicio de casi cada ritual y encuentro: “No mires a los cielos, no mires a las profundidades, ni al lejano pasado ni al futuro. Busca la divinidad en tu interior, porque la sangre es la vida y en su llamada puedes escuchar la promesa de la vida eterna. Únicamente debes escuchar”. Este cántico ilustra como la fe se mantiene alejada de otras religiones tradicionales. Los Buscadores no creen en ninguna divinidad excepto la que corre por sus propias venas y rechazan reconocer la existencia de ningún “dios” o principio externo.

Para ellos, los seguidores de la Hueste Soberana y de los Seis Oscuros viven engañándose a si mismos y sus vidas acabarán en muerte y desesperación. La filosofía de los Buscadores no excluye la existencia de los tres dragones Progenitores pero los ve más como conceptos espirituales que como seres reales. Los creyentes creen en el poder de las cosas que se ven y se tocan, como una dragonshard que puede ser sostenida en las manos con su poder arcano recorriéndola. Los Buscadores sostienen que cualquier creador que idees el plano de Dolurrh como recompensa final para un alma únicamente merece desprecio.

En consecuencia, la fe se centra en lo pragmático; específicamente en la cara y cruz de la moneda de la existencia que representan la vida y la muerte. Los Buscadores creen que las fes tradicionales son una presunción autoindulgente, un recurso para que las mentes pequeñas y las almas aún más pequeñas lleguen a un acuerdo sobre la verdadera naturaleza de la existencia.

En un mundo tan implacable como Eberron, la única fe que no está fuera de lugar es la fe en uno mismo y en sus propias capacidades. Cuando los clérigos de Vol meditan para ganar acceso a la magia divina, por ejemplo, no están rezando a deidades o conceptos, sino a si mismos. La Divinidad Interior te da el poder para modificar la realidad utilizando el poder divino, no mediante una fuerza exterior.

Los Buscadores mantienen que la propia sangre es el “alma” de la vida, recorriendo a través de las venas a todos los seres vivos como un dios líquido. En la mentalidad de la mayoría de cultistas de Vol las criaturas que no tienen sangre; como los constructos, las plantas, los limos y similares; están alejados de la verdadera divinidad. La doctrina de Vol mantiene que la sangre realmente ES la fuente de la vida y que sin ella no se está realmente vivo. Como resultado los Buscadores creen que la sangre tiene una serie de propiedades de poder y sabiduría, incluyendo el mayor de todos: la puerta hacia la vida perpetua.

El concepto de la Divinidad Interior es central para la visión de los Buscadores del alma y para cualquier noción sobre el más allá. Creen absolutamente en Dolurrh y los miembros más poderosos de la fe dicen haber estado allí y haber regresado para poder hablar sobre su enorme vacío. Estos testimonios desoladores se suelen relatar en los sermones tras el culto a lo largo de todo Khorvaire para que sumente el sentimiento de querer huir de ese destino fatal por parte de los Buscadores. La Sangre de Vol mantiene, tal y como hacían los antiguos nigromantes Qabalrin de Xen’drik que la clave para escapar de la mortalidad yace en la Sangre Interior. Aquellos que buscan más allá están destinados a ser traicionados por los mismos poderes a los que reverencían y a convertirse en almas en pena por toda la eternidad. Solo mirando en el interior y sacando fuerzas de la Divinidad interior puede esperar cualquier alma conseguir su propia vida tras la muerte; una creación perfecta hecha a medida de la naturaleza y el carácter de cada uno y llena con una eternidad de felicidad.
-----------------


Más artículos sobre Eberron

Publicar un comentario en la entrada