Encuéntranos en Google+.

lunes, 28 de febrero de 2011

Razas de Eberron: los cambiantes (II parte)

Los cambiantes no tienen una tierra propia. Siendo descendientes de los seres humanos viven en tierras humanas. Contrariamente a los replicantes, los cambiantes suelen vivir en áreas rurales lejos de los espacios abarrotados de las ciudades. Son muy comunes en los Confines de Eldeen y en otras áreas remotas de cualquier nación. Muchos cambiantes se ganan la vida como tramperos, cazadores, pescadores, conductores de carro, guías y scouts militares. El hecho de que ninguna casa de dragón tenga cambiantes entre sus miembros abona su lugar en los márgenes de la sociedad de Khorvaire.

Muchos cambiantes se inclinan hacia la religión druídica de los Confines de Eldeen, creyendo en el poder divino de Eberron, los elementos y las criaturas de este mundo. Los sacerdotes cambiantes más poderosos son una secta de druidas conocidos como los Hablantes de la Luna (Moonspeakers). Los Hablantes de la Luna están muy ligados a la adivinación mediante los movimientos de las lunas de Eberron, creyendo que los lazos de las lunas con la herencia licantrópica de los cambiatnes les da mucho poder en las vidas de los cambiantes. Los cambiantes que reverencian al panteón de la Hueste Soberana suelen inclinarse hacia deidades como Balinor y Boldrei, mientras que otros siguen al Viajero. En raras ocasiones siguen a la Llama de Plata, por razones obvias.

Al pesar de estar dispersos en muchas naciones y constituir siempre una población minoritaria, los cambiantes intentan mantener un sentimiento de unidad y una visión cohesionada de su cultura. Aunque los esfuerzos de los líderes comunitarios y de otros están encaminados a preservar una visión uniforme de la sociedad cambiante, dos tipos distintos de comunidad cambiantes se han vuelto preminentes en Khorvaire.

El primer tipo y el más numeroso son los pequeños enclaves de cambiantes dentro de comunidades más grandes, casi siempre humanas. Ese tipo de enclaves son muy aceptados entre los cambiantes, ya que permiten a sus miembros conseguir un sentimiento de comunidad y de pertenencia mucho mayor del que suelen recibir en general. Otros ven esos enclaves como trampas sutiles, que mantienen las distancias entre los cambiantes y otras razas. Y, a la luz de los efectos perniciosos que tuvo la Purga de Plata en los cambiantes, esas preocupaciones parecen tener una base sólida.

Aunque los padres cambiantes se dedican a criar a sus hijos tanto como los miembros de cualquier otra raza humanoide, el grupo familiar no es el centro de la sociedad cambiante tal y como pasa con la mayor parte de razas. En cambio, los cambiantes crean sus lazos emocionales más fuertes con un grupo de amigos de su edad. Cuando se compara con la interacción social de otras razas, esos grupos de iguales parecen desorganizados y laxos con un énfasis en el espacio personal y la autosuficiencia más que en generar un grupo cohesionado.

El segundo tipo de comunidad cambiante existe lejos de las Cinco Naciones, usualmente cobijados en las profundidades de los bosques de los Confines de Eldeen. Llevados por la Purga de plata, por las repercusiones de la Última Guerra, por sus propias tradiciones o por el simple desee de vivir lejos de las naciones gobernadas por otras razas, muchos cambiantes se han unido a las tribus bárbaras y a las comunidades nómadas que cruzan los Confines. Esas comunidades refuerzan las preferencias de los cambiantes por unirse con otros cambiantes más que con miembros de otras razas.

Aunque los cambiantes no son solitarios normalmente prefieren la compañía de otros cambiantes porque pocos miembros de otras razas entienden que la reticencia de los cambiantes al trato cercano y la distancia personal que dejan con otra gente es su forma de mostrarles su respeto. Y que la forma en que otras razas mantienen interacciones sociales suelen ser percibidas como muy invasivas para la privacidad de los cambiantes o su actitud autosuficiente.

-----------------


Más artículos sobre Eberron

------------------

Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario en la entrada