Encuéntranos en Google+.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Syrkarn (IV parte) Población

La población de Syrkarn es mayoritariamente una mezcla de enekos y clanes humanos descendientes de los refugiados de Riedra. Los semigigantes son comunes en Syrkarn, pero el estilo de vida nómada de la familia de los Sandstrider en el desierto de Andnemun les mantiene alejados de los asuntos del resto de tribus y clanes.

Los enclaves humanos y enekos salpican las llanuras y los clanes seminómadas se mueven regularmente por los territorios de caza y los bosques, valles y ríos con el cambio de las estaciones. Los clanes y tribus se ven a si mismos como la única cultura verdaderamente nativa de Sarlona que queda en el continente – rechazando el estancamiento de Riedra y la rígida cultura de Adar mientras ellos construyen sus vidas en las sombras del pasado de los Doce Reinos.



Sin tener en cuenta la raza, los Syrks son pensativos y trabajadores que creen que la celebración debe ser el resultado final de cualquier labor honesta. Su amor por la libertad lleva a los Syrks a respetar la privacidad y la individualidad, pero temperan este amor con el sentido de la comunidad que les permite prosperar en las a veces hostiles llanuras de Syrkarn. Un Syrk ni busca liderar ni seguir a nadie. Hace su trabajo lo mejor que puede y espera lo mismo de aquellos en los que confía y depende.

El amor y la celebración de la libertad es el centro del spíritu de los Syrk y casi todas las disputas entre los Syrk son referentes a obligaciones, restituciones o al sentir que alguien desea un poder que no es suyo. Esas disputas no son infrecuentes pero en pocas ocasiones llegan más allá de las amenzas.

Aquellos no familiarizados con las costumbres Syrk pueden ser pillados por sorpresa cuando sean acusado con fiereza de alguna afrenta por un native de Syrk. Aquellos que no conozcan la respuesta apropiada (ser feroz, honrado y disculparse cuando la verdad esté en su contra) algunas veces sienten que deben responder mediante la violencia lo cual nunca es lo buscado por la otra parte, ni siquiera lo esperado.

Syrkarn es una tierra rural y agraria, pero está construida sobre los huesos de la Vieja Sarlona. Como resultado los Syrks aprecian el arte, la arquitectura y la música formal en contraste con sus vidas humildes. Desde los labradores hasta los cazadores nómadas, los Syrk tienen tan en cuenta su apariencia como su trabajo y habilidades. Los textiles son una de las principales materias comerciales de Syrkarn y aquellos demasiado jóvenes o viejos para dedicarse a labores más duras pasan sus días en los telares o con aguja e hilo.

Casi un tercio de la sociedad Syrk sigue algún tipo de forma de vida nómada, pero no hay demasiadas diferencias entre los Syrks nómadas y aquellos que se han instalado en pueblos y ciudades. De hecho, muchos Syrk viven una vida cíclica – errando por las estepas en su juventud, estableciéndose en una comunidad para criar a sus hijos o para conseguir una formación y volviendo a la vida nómada o comerciante en sus últimos años.



Sin embargo, la harmonía entre las dos razas principales de Syrkarn es remarcable dada la larga historia de conflictos entre diferentes etnias y razas en Sarlona. Aunque las tribus enekos y los clanes humanos mantienen sus propias tradiciones y formas, hay poca sensación de división entre las razas, y casi todos los enclaves y grupos nómadas poseen miembros de ambas razas viviendo unos junto a otros.

Los humanos y los enekos a menudo forman lazos románticos pero no pueden reproducirse a pesar de la herencia genética mixta de los Eneko como descendientes de los ogros refugiados que huyeron de la caída de Borunan a los Inspirados y que se mezclaron con los semigigantes nómadas de Syrkarn. Los ogros, que pertenecen a los gigantes, se comprobó que eran genéticamente compatibles con los semigigantes debido a su herencia gigante compartida. Sin embargo, a pesar de su incompatibilidad reproductive, las parejas mixtas eneko-humanos adoptan huérfanos de cualquiera de las dos razas.

Los Syrks se suelen definir a si mismo por su vocación. La mayoría de los comerciantes y pastores son enekos; la mayor parte de los granjeros y artesanos son humanos. Los Syrk se enorgullecen de su trabajo y pasan tanto tiempo como su trabajo les permite celebrando la riqueza y el patrimonio que su tierra les proporciona.



La menos numerosa (y más misteriosa) de las razas residents en Syrkarn son los yuan-ti. Descendientes de los pocos de su raza que no huyeron a Argonnessen cuando su reino fue derrocado por los Inspirados, estos seres serpentinos se mantienen bien ocultos. Incluso después de doce siglos, la total destrucción de los yuan-ti por parte de los Inspirados permanece como un potente recordatorio del poder que los señores de Riedra pueden llegar a ostentar.



------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario