Encuéntranos en Google+.

miércoles, 21 de enero de 2009

Organizaciones de Khorvarie - La Biblioteca de Korranberg

Ubicada en la ciudad más sureña de Zilargo, la Biblioteca de Korranberg es el mayor archivo de conocimientos generales de todo Khorvaire. Además de actuar como fuente de información para estudiosos y descubridores, la biblioteca financia a menudo expediciones para estudiar culturas antiguos o tierras inexploradas.

Los gnomos de Zilargo poseen una sed de conocimientos sin igual. Este espíritu inquisitivo ha dado vida a la Biblioteca de Korranberg. Un maestro del saber de la poderosa familia Korran se obsesionó con la teoría de que las deidades de la Hueste Soberana eran realmente dragones ascendidos. Este gnomo, Dorius Alyre ir’Korran juró que lograría reunir suficiente cantidad de conocimientos e información como para superar incluso al Señor soberna Áureon, con lo que podría ascender y ocupar el lugar del dios. La familia Korran invirtió una considerable cantidad de dinero en la obsesión de Dorius; incluso quienes no creían en sus teorías sobre la divinidad se sentían muy atraídos por la idea de una vasta cámara del saber. Con el tiempo Dorius falleció, pero su biblioteca siguió adelante. Con el paso de los siglos creció y se expandió. Con el auge del reino de Galifar, gentilhombres y aristócratas de todo Khorvaire vinieron a estudiar a las facultades relacionadas con ella. En la actualidad, la Biblioteca de Korranberg juega un papel importante en la economía del continente. Financia muchas expediciones que parten en busca de nuevos conocimientos y puede ser un contratante muy valioso para los aventureros.

Los ciudadanos de Korranberg se enorgullecen enormemente de su biblioteca. La población de la ciudad puede acceder de forma gratuita a los colegios y universidades y, todo ciudadano debe pasar cuatro años de servicio en la Biblioteca. Este servicio se considera un acto de patriotismo y una experiencia educativa. Muchos eligen ampliar este período de servicios sociales, aceptando cargos como conferenciantes, investigadores, administradores u otros puestos importantes.

Cada uno de los ocho colegios y facultades de la biblioteca se especializa en un campo de estudios particular. Juntos, estos colegios conservan los archivos; vastas cámaras que contienen el saber acumulado durante tres milenios. Los decanos de cada colegio sirven en un consejo central que controla los asuntos de la biblioteca; este consejo está elegido por un miembro electo de la familia Korran, descendientes de los fundadores de la biblioteca. Al igual que el resto de la vida política en Zilargo, los cargos de la biblioteca van acompañados de intrigas, chantajes y enredos. La gran consejera actual, Alina Alrene ir’Korran es una mujer sagaz que ha tenido que librarse de muchos competidores en su propia casa para mantener su puesto y estatus.

La biblioteca tiene su sede en Korranberg, pero dispone de instalaciones en las capitales de todas las naciones de Khorvaire. Estas oficinas privadas proporcionan un lugar tranquilo para los equipos de investigación de la biblioteca. Aunque la biblioteca no se centra tanto en la magia como los Doce o el Congreso arcano, ha tenido siglos para llenar con ella sus cámaras. Los archivos restringidos y las cámaras secretas están fuertemente defendidas y protegidas contra escudriñamiento y demás formas de espionaje.

La biblioteca parece mayor desde dentro que desde fuera; y desde fuera parece gigantesca. Cuando un investigador concierta una cita en la biblioteca, un empleado le entrega una piedra de catálogo: un cristal de color anaranjado vinculado a los temas que el investigador desea consultar. Se le proporciona una celda privada, que en principio parece un pequeño punto de luz en un vasto espacio oscuro, localizado en algún punto del espacio extradimensional de la biblioteca. Dentro de este radio de luz hay un pupitre, una silla, una mesa de trabajo y un estrecho pedernal para uso del investigador, así como plumas, tinta, pergamino y lacre. Cuando la piedra de catálogo se coloca sobre el pedestal, aparecen de la nada alcobas repletas de estanterías y pergaminos, para crear los muros de la celda de estudio. Cuando el investigador concluye su tarea, no tiene más que retirar el cristal del pedestal para hacer que las estanterías se retiren y así poder salir de la cámara.

------------------

Más artículos sobre Eberron

------------------


Para todos aquellos interesados en descargarse el documento original podéis encontrarlo en los siguientes enlaces :Versión en .pdf aquí o aquí; Versión en .doc
Publicar un comentario