Encuéntranos en Google+.

viernes, 29 de junio de 2007

Eberron: religiones

Índice de artículos


La hueste soberana: Es la religión principal en Khorvaire. Engloba un panteón de dioses formado por Arawai (fertilidad y naturaleza domesticada), Aureon (conocimiento y leyes), Balinor (Bestias y Caza), Boldrei (comunidad y familia), Dol Arrah (Sol, Guerra y Honor), Dol Dorn (Guerra, Fuerza y Competiciones), Kol Korran (Comercio y riqueza), Olladra (Fortuna y Curación) y Onatar (Fuego y Forja). Se les considera opuestos a los Seis Oscuros aunque se dice que en un principio formaron un único panteón.

Sus clérigos pueden adorar al conjunto de la Hueste Soberana o a alguno de sus miembros en particular.

Los seis oscuros: Es el panteón opuesto al de la Hueste Soberana. Está formado por el Devorador (Naturaleza destructiva), La Furia (Pasión, Ira), la Sombra (magia y corrupción), el Viajero (Cambio y Caos), The Keeper (Muerte, avaricia, hambre) y The Mockery (Guerra, asesinato y traición)

Sus clérigos pueden adorar al conjunto de los Seis Oscuros o a alguno de sus miembros en particular. Sus adoradores suelen ocultarse.


La llama de plata: Es la otra gran religión en Khorvaire, especialmente en Thrane donde es la religión oficial y donde está su principal sede y donde gobiernan como una teocracia. Se dice que hace miles de años un demonio aprisionado en Khyber logró liberarse de su encierro y para volver a aprisionarlo fue necesario el sacrificio del alma de uno de los últimos Couatls así como el de una paladín de Dol Arrah llamada Tira Miron. De la unión de esas tres almas surgió una enorme llama de plata que todavía permanece encendida.

Los seguidores de la llama creen que mediante sus acciones y rezos y el sacrificio de sus almas pueden ayudar a mantener a los demonios aprisionados. Esta religión cuenta con un gran número de paladines.

Hace una veintena de años encabezó una lucha contra todos los licántropos que los exterminó casi por completo. Muchos cambiantes se posicionaron a uno u otro lado de la lucha y las secuelas de esa persecución todavía colean en Khorvaire.

Religiones menores

He separado estas religiones ya que cuentan con un menor número de seguidores y, excepto en el caso de la Corte Eterna, sus adoradores suelen ocultar su condición ya que no están demasiado bien vistos

Los cultos del dragón inferior: Los cultos son una serie dispersa y poco coordinada de pequeñas sectas que adoran a las fuerzas insanas que se ocultan en Khyber. Su área de influencia está centrada en las Marcas Sombrías aunque se encuentran algunos seguidores suyos dispersos por todo Khorvaire.

La sangre de Vol: “No busques en los cielos ni en las profundidades, ni siquiera en el distante pasado o el futuro. Busca la divinidad en tu interior, porque la sangre es la vida y en su canto se puede escuchar la promesa de la vida eterna”. Los seguidores de la sangre de Vol no creen en las divinidades más allá de considerarlas culpables del dolor y el sufrimiento y creen que a través de la lucha contra la muerte podrán aspirar a la vida eterna. Los paladines de esa lucha son los muertos vivientes. La sangre de Vol se extendió durante la Última Guerra por gran parte de Karrnath donde ejércitos enteros de no-muertos combatieron evitando así la pérdida de miles de vidas.

La corte eterna: Los elfos de Aerenal no ofrecen sus plegarias a dioses lejanos e inalcanzables sino a sus propios ancestros. Muchos de esos ancestros son grandes héroes del pasado, que murieron en la lucha contra los gigante de Xen’drik o contra los dragones de Argonessen pero otros de esos antepasados continúan entre los elfos como no-muertos animados por energía benigna. Éstos son los que reciben el nombre de La Corte eterna: guías, consejeros, soldados … que sirven a su pueblo tanto como su pueblo les sirve a ellos.
Publicar un comentario